Actualidad

Ricardo Cardozo adelantó que se extenderán los días de restricciones en Corrientes

El ministro de Salud, a su vez,  aseguró que la provincia está atravesando el pico máximo de la segunda ola. "Pensamos que se venía una segunda ola pero no con esta dimensión", aseguró el titular de la cartera sanitaria. 

El pasado miércoles, el gobernador Gustavo Valdés convocó a una conferencia. A esa fecha, la provincia llegaba con dos jornadas récord en nuevos casos de COVID-19 (cifras que luego fueron superadas en los días posteriores) y con la confirmación de un elevadísimo porcentaje de la peligrosa cepa Manaos entre los contagiados.
 
En esa mañana, luego de la exposición de la situación epidemiológica, el Gobernador anunció una serie de restricciones en 14 localidades correntinas a las que ubicó en Fase 2 y 3, entre ellas Capital. Esas medidas tenían un sólo objetivo: reducir lo máximo posible la movilidad de la población y, con ello, evitar situaciones que permitan el contagio del poderoso virus. Es que la propagación de la enfermedad llevó no sólo al máximo pico de la segunda ola, sino al momento más dramático de la pandemia en suelo del Taragüí.
 
Las restricciones –que se extenderán hasta el 31 de mayo- significan, entre otras medidas, la suspensión de las clases presenciales, un toque de queda entre las 0 y las 7, la declaración de un asueto para la administración pública, la prohibición de las reuniones sociales y familiares y de culto, el establecimiento de horarios de cierre para los comercios, también de bares y restaurantes que sólo podrían atender al aire libre.
 
Un día después, el presidente Alberto Fernández declaró la Fase 1, con medidas aún más restrictivas –que entraron ayer en vigencia-, y solicitó el acompañamiento de gobernadores e intendentes. En el caso concreto de Corrientes, siete departamentos, entre ellos Capital, fueron declarados como de “Alto Riesgo Epidemiológico”.
 
A la espera que las medidas establecidas en Corrientes por el gobernador Valdés surtan efecto, las postales de los centros de testeos diseminados en la ciudad de Corrientes eran exactamente iguales: cientos de comprovincianos en las filas a la espera del hisopado. La situación se repitió en más de una treintena de localidades del interior afectadas en menor o mayor medida.
 
Con un panorama complicado, época entrevistó al Ministro de Salud de la Provincia, con quien analizó el avance del mal pandémico, las estrategias para enfrentar la enfermedad, la posibilidad del colapso hospitalario, la situación de los profesionales del Hospital de Campaña, y el avance de la vacunación. El funcionario también respondió por el recordado choque cuando transportaba vacunas a Goya.
 
- ¿La situación en Corrientes es para preocuparse?
- Absolutamente. Tenemos que preocuparnos. Es el momento del pico máximo de la segunda ola.
 
- ¿Podrían extenderse las medidas impuestas por el Gobernador? ¿Podrían ser más de los nueve días originales?
- La evolución epidemiológica de cada tanda de infectados es, por lo menos, de 14 días. Ojalá logremos resultados pronto pero lo más probable es que tengamos que agregar días de restricciones.
 
- ¿En el pasado, cuándo evaluaron la situación a futuro, consideraban este momento preocupante de la pandemia?
- Sí, pero no de esta magnitud. Por supuesto que nadie acertó, todos erramos. Lo que se presupuestaba muchas veces no resultó. Pensamos que se venía una segunda ola pero no con esta dimensión. Una vez que aparece un brote epidémico uno nunca sabe el tamaño que tendrá. Esto supero al brote inicial. En marzo del año pasado iniciamos con cero casos, y en febrero de este comenzamos con dos mil activos. Es una diferencia muy grande.
 
- ¿La gente toma conciencia de la situación que vivimos?
- Hay gente que no, que se cree inmune y sigue con actividades y conductas que no corresponden. Pero hay muchas personas que, sobre todo cuando el Estado toma este tipo de acciones tan fuertes, se dan cuenta de la gravedad de la situación.
 
- ¿Cómo estamos con los insumos? Desde hisopados hasta lo que se necesita en el Hospital de Campaña…
- Es una lucha casi cotidiana porque uno ve dificultades en el mercado, por ejemplo, de oxígeno. Por suerte los test los conseguimos. Hay severos inconvenientes en lo que se refiere a la sedoanestesia que es lo que se utiliza para que la persona se adapte bien al respirador y tenga una buena terapéutica respiratoria. Por ahora tenemos pero es una batalla conseguirla.
 
Recientemente se conoció que los hospitales tienen dificultades con el alto número de internaciones y que muchos de los pacientes son post COVID, que deben atravesar numerosos tratamientos por la enfermedad pandémica…
Sí, ahora la atención post COVID se ha centralizado. Esto es sumamente dinámico y aparecen situaciones inéditas, como lo es la mortalidad post COVID. En el Hospital de Campaña se han internado más de cinco mil personas y muchas han quedado con secuelas y algunas con riesgo de vida. Muchos que ya eran COVID negativo debieron ser derivados con respirdores. Eso nos hizo pensar en la necesidad de un lugar específico para atender a esas personas. En principio se atendía en las terapias de distintos hospitales. Ahora se resolvió junto al Gobernador en el Hospital Llano, que ya tuvo experiencia en esta patología. Se agrandó el servicio para que reciban a estos pacientes.
 
- ¿Hay riesgo que colapse el Hospital de Campaña tras el creciente y constante aumento por el de casos?
- Es difícil que colapse el Hospital de Campaña porque tiene un número importante de camas. Y en el Llano tomaremos medidas. Es que por más que se tenga disponibilidad se están recibiendo pacientes post COVID independientemente de la edad.
 
- ¿Cómo está el recurso humano en el Hospital de Campaña?
- Es otro tema que nos preocupa. Como ocurre en cualquier parte del país, uno puede contar con la cama, el respirador, la bomba difusor, el monitor, todo lo que se necesita… pero si no tenemos el recurso humano, se complica. Nuestros médicos están saturados, trabajan a full. Venimos con unos 50 internados con respirador y sólo tenemos 4 o 5 médicos de guardia; es decir, uno cada 10 pacientes. Aquel que alguna vez hizo Terapia Intensiva sabe que ese número no es el adecuado. Pero no nos quedamos en eso. Estamos trayendo terapistas del interior que quedan en guardia al menos una vez por semana, estamos convocando a los médicos de los CAPS (Centros de Atención Primaria de la Salud) y a los residentes, independientemente de la especialidad que estén cursando su residencia, son médicos formados a quienes se los capacitó en el inicio de la pandemia y este año los volvimos a preparar en el manejo de respiradores y del área de Terapia Intensiva.
 
- Habló de traer médicos del interior y residentes. Mucho se dijo que estamos en guerra contra este virus… ¿Este es el momento en que se usan a los reservistas?
- Sí. Tenemos que usar lo que tenemos.
 
- Y en esta guerra… ¿cómo estamos?
- Peleando con todas las herramientas que disponemos.
 
- ¿En Corrientes se corre el riesgo de tener que elegir en una terapia a quien dar respirador?
- Podría ser si se colapsa en insumos o en espacio físico en el hospital. Gracias a Dios, estamos lejos. Pero ya se constituyó un Comité de Ética para esa situación y otras que se presenten. Por ejemplo, si no hay insumo de sedoanestesia y se debe usar otra que no es la ideal para estos casos, será el Comité de Ética el que lo evaluará.
 
- Apareció la variante Manaos, ¿cómo esperan sea la evolución?
- A partir de las medidas tomadas, esperamos que disminuya el contagio. Pero creemos que demorará para que baje la cresta de la ola… pueden aumentar aún más los casos y enfrentar otro mes complicado. Ojalá me equivoque.
 
"Ojalá lleguen muchas más vacunas”
 
 
- ¿Cómo continuará la campaña de vacunación?
- Depende de la cantidad de vacunas con las que contemos. Ojalá lleguen muchas más. Vamos a seguir bajando la edad. Se usan  dos estrategias: el rango etario y el personal de riesgo que fue el objetivo inicial, el personal de salud, los estratégicos. Al bajar las edades se ingresa a otros riesgos, como el de la obesidad. Corrientes, al igual que en todo el país, hay muchas personas con sobrepeso. Y hacia ellos avanzó esta estrategia… ya se vacunaron a unos tres mil obesos.
 
- ¿Cuánto afecta la obesidad a quienes se contagian de la enfermedad?
- Las determinantes desde el inicio de la pandemia fueron la obesidad, la edad, la diabetes y un poco la hipertensión, en cuarto lugar. La edad dejó de ser determinante por que la vacunación se dio, en principio, a mayores de 60. Sin duda, cambió el perfil en ese sentido. La obesidad es un estado de inflamación permanente y crónica de todo el organismo. Si a eso se le suma un estado inflamatorio infeccioso que afecta no sólo al pulmón sino a distintos órganos ayuda indudablemente a agravar la enfermedad.
 
- ¿Por qué la gente se enferma a pesar de la aplicación de la vacuna?
- Siempre se dijo que la vacuna no impide el cien por ciento que la gente se enferme. Sí, disminuye la posibilidad de tener una enfermedad grave o la posibilidad de morir. La efectividad de las vacunas está por encima del 80 por ciento.
 
- ¿Se conoce cuál es el periodo de cobertura de la vacuna?
- Es difícil saber porque no se alcanzó al año de estudio con la vacuna colocada. Una vez que pase el tiempo sabremos si tenemos anticuerpo o será una vacuna anual como la de la gripe.
 
"Después del accidente pensé en renunciar”
 
 A media mañana del pasado 8 de marzo, el ministro Cardozo sufrió una descompensación cardíaca y chocó la camioneta que conducía camino a Goya. En ella, el funcionario trasladaba un lote de vacunas contra el coronavirus que tenía como destino el hospital de esa ciudad.
El Ministro fue derivado al Instituto de Cardiología en el que fue sometido a un cateterismo cardíaco que constató lesiones coronarias agudas responsables del siniestro.
El accidente ocurrió en medio del escándalo nacional por el vacunatorio VIP en el Ministerio de Salud de la Nación que derivó con la eyección del, por aquellos momentos, titular de esa cartera, Ginés González García. Entonces, los medios de prensa porteños interpretaron una maniobra similar de Cardozo y un destino ilegítimo para el lote de las vacunas que transportaba.
 
- ¿Cómo le afectó el accidente en el que llevaba las vacunas?
- Recién me siento recuperado. Me afectó el accidente. Estoy mejor gracias al tratamiento del Instituto de Cardiología y al gimnasio para la recuperación. Pero sí me dolió todo lo que se dijo, un sinnúmero de mentiras.
 
- ¿Escuchó lo que se dijo, leyó lo que se publicó?
- Quien está en política tiene el cuero curtido. Pero al ver de quienes vinieron las agresiones, salí fortalecido. Y más con el apoyo que tuve del Gobernador y del gabinete. Sí, me sentí endeble ante las calumnias de los medios nacionales y más por mi familia.
 
- ¿Es normal trasladar vacunas o elementos sanitarios en estas condiciones?
- Es habitual hacer ese servicio si alguien va a determinado lugar. Hoy (por el viernes) llevé elementos para el hospital de Apipé. Uno lleva porque hace falta. El Gobernador nos dijo que demos la cara cuando haya brotes y tranquilidad al Intendente. Es por eso que en el Comité de Crisis nos repartíamos para dar la cara. A eso iba a Goya.
 
- ¿Pensó en renunciar ante tantos comentarios negativos?
 
- Sí. Pretendía hacerlo. Pero fue el Gobernador quien me convenció que no lo hiciera. Me dijo “quedate tranquilo, seguimos adelante”. Además, nunca dudó de lo que yo estaba haciendo.
 
"El pedido de renuncia fue una decisión política”
 
Días atrás, desde el Ministerio de Salud se le solicitó la renuncia al director del Hospital de Goya, Raúl Martínez. La decisión se dio luego de que el profesional sanitario, de extracción radical, lanzó su candidatura a Intendente de la segunda ciudad en importancia de la provincia.
 
El también radical y actual jefe comunal, Ignacio Osella, no irá por su reelección, a pesar de que está habilitado para hacerlo. En su lugar, propuso al secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad, Mariano Hormachea, hombre que cuenta con el visto bueno de la Casa Rosada correntina.
 
Martínez salió al cruce de Hormachea y pidió internas en el radicalismo goyano para la candidatura a Intendente. Ello desencadenó el conflicto. Fue el propio Martínez quien confirmó, a través de sus redes sociales, que le solicitaron la renuncia por realizar “política y actos de proselitismo” cuando en esa ciudad se registra un promedio de 50 casos diarios de COVID-19.
 
- ¿Cuál es la situación por el pedido de renuncia al director del Hospital de Goya?
- Se trata de una decisión política. Fue una solicitud del Gobernador.
 
- ¿Cómo queda el Hospital?
- Cuándo se produce una renuncia de estas características, hay un tiempo de espera de 90 días para designar a otro director.
 
Díario época

Fotos del día
Nacionales e Internacionales