Nacionales e Internacionales

Iglesia pide más solidaridad con las víctimas del frío

El Obispo Auxiliar de Buenos Aires, Mons. Gustavo Carrara, realizó un llamado urgente a la solidaridad para socorrer a las personas que, como en varios países sudamericanos, sufren las consecuencias del frío que ha cobrado la vida de los más vulnerables.

En un videomensaje Mons. Gustavo Carrara se mostró dolido por aquellas personas que mueren “en la calle, en soledad con mucho frío”.
 
"Hay muchos cristianos, mujeres y hombres de buena voluntad, que salen en las llamadas noches solidarias, noches de la caridad a visitar a estos hermanos, a llevarles algo para tomar y para comer, una frazada para abrigarse, pero sobre todo para hacerles sentir calor de humanidad, que son hermanos nuestros”, expresó.
 
 
 
Junto con mencionar algunos modos de ayudar, Mons. Carrara dijo que "estos hechos dolorosos nos invitan a ser más solidarios y a pensar acciones concretas para acompañar mejor".
 
 
"Le pedimos al buen Dios esa inspiración que nos mueva el corazón para llegar a soluciones concretas”, concluyó el vicario episcopal para las villas de emergencias.
 
A su turno el P. Leandro Bonnin también alertó sobre el frío del corazón que está matando a la gente “por eso hay que abrir las iglesias”, sostuvo.
 
“Hay que abrir las iglesias para que otros puedan entrar y abrirlas también para que los que estamos ‘adentro’ no nos quedemos encerrados, cómodos, disfrutando de la fe y del amor de Dios, mientras afuera... hay gente que muere de frío”, agregó.
 
El sacerdote insistió en que “el mundo necesita solidaridad, sí; necesita una economía de inclusión, sí; necesita de justicia social, sí; pero sobre todo, necesita de Dios. Si Dios se hace presente en el mundo, todo lo otro será realidad”.
 
El presbítero alentó a aquellos que han encontrado a Cristo a compartirlo con “quienes sufren hoy en el cuerpo y en el alma. No esperés que lo hagan otros: empezá vos y empezá hoy”, insistió.
 
En la reflexión publicada en su cuenta de Facebook el P. Bonnin llamó a atender a aquellas personas que mueren por “el frío glacial de la falta de afecto que hace que muchos niños crezcan tristes, pálidos, llenos de todo y vacíos de lo más necesario: el amor y el Amor”.
 
 
“Es el frío que padecen tantos adolescentes, atiborrados de distracciones y placeres pero privados del calor de la verdad y de la Verdad”.
 
“Es el frío en el que viven tantos jóvenes y adultos, tan exitosos como infelices, con sus cuentas bancarias y sus curricula repletos, pero desorientados, sin saber para qué han gastado tantos años y tanto tiempo para quedarse helados.
 
“Es el frío que sufren muchos ancianos: el frío de la ingratitud de sus hijos y nietos, de la indiferencia de la sociedad, de la desidia de quienes deberían cuidarlos con cariño y sólo logran hacerlo a cambio de dinero”.
 
“Hay mucha gente que parece que vive, pero está muerta, muerta de frío. Ese frío no conoce estaciones: es un frío espiritual, un frío que la cultura del siglo XX y XXI ha generado expulsando a Dios”, aseguró el P. Bonnin.
 
La Agencia Informativa Católica Argentina (AICA) ofrece información de lugares donde las personas sintecho pueden cobijarse.
 
 

Fotos del día
Nacionales e Internacionales